“Sola en el Bosque” interesante libro que aborda el abuso sexual infantil

Posted on julio 12, 2022, 11:34 am

La obra, cuya autora es la periodista y escritora Magela Demarco, fue declarada de “Interés General” por la Cámara de Diputados de la Nación.

«Sola en el bosque» es un cuento destinado a ayudar a que niñas y niños puedan poner en palabras situaciones de violencia y abuso infantil de las que [email protected] pudieran ser víctimas, comentó Magela quien además agregó “tanto la ilustradora como yo pasamos por esa situación, en la infancia y en la adolescencia en el caso de Caru, y en mi caso fue en mi preadolescencia. Los datos estadísticos no reflejan la realidad, en donde muchas más niñas y niños son abusados. Para hacer el libro fuimos asesoradas por psicólogas del Servicio de Salud Mental del Hospital Materno Infantil San Roque, de Entre Ríos, donde lamentablemente llegan muchas niñas y niños abusados”.

En un interesante dialogo con este medio, Magela refirió “estamos viviendo una etapa de mucha violencia verbal, física también, pero sobre todo verbal. Lo veo en el colegio de mi hijo, una institución divina pero donde se nota una violencia verbal permanente entre los chicos. Y esto viene de las casas. Muchas veces pretendemos que el colegio haga milagros, pero no los hace. Tenemos que repensar que discursos les estamos diciendo a nuestros hijos en las casas porque ellos copian y repiten los  modelos, sobre todo maternos y paternos”.

Para Magela, la cuestión de la violencia siempre existió y puede ser que hoy en día se haya incrementado. Más allá de eso actualmente se habla más del tema, algunos chicos pueden contar a alguien lo que les pasa.

El libro incluye en la contratapa un código QR para acceder a una guía destinada a docentes, madres y padres para ahondar en la temática, en línea con la Ley de Educación Sexual Integral y con las Guías ESI del Gobierno.

“Sola en el bosque” nació con nosotras. De nuestras vivencias en la infancia y preadolescencia. Y aunque habíamos crecido, todavía, durante algunas noches asomaba el lobo. Luego nos fuimos cruzando con otras compañeras que habían tenido que atravesar situaciones parecidas, diferentes o mucho peores. Pero que estaban de pie para poder contarlo. Y hasta denunciarlo.  Creo que cuando empezamos a hablar y a nombrar lo sucedido comenzamos a reparar el daño causado. Liberar la palabra es el primer paso para liberar el cuerpo, el alma y la mente. Debemos cuidar las infancias porque es ahí donde comienza todo. Por eso, hoy decidimos no callar más y gritar: ¡Fuera lobo!” manifestó la escritora.